Entrada destacada

Blog de Cómics cambia de dirección

Blog de Cómics evoluciona. Apunta la nueva dirección Hace 8 años comenzó la andadura de Blog de Cómics, Después de compartir una gran c...

miércoles, 13 de mayo de 2009

Firma Invitada: Borja Crespo entrevista a Harvey Pekar

Harvey Pekar
La serie “American Splendor”, publicada por primera vez en 1976, dio origen al género autobiográfico dentro del cómic. Su guionista, Harvey Pekar, convertido en el cronista de su propia existencia, se reveló como un autor de culto durante los años 80, gracias a su colaboración con diversos dibujantes, entre ellos el afamado y excéntrico Robert Crumb. Este mes visita nuestra cartelera, con cierto retraso, la excelente película que adapta su obra más aclamada, ganadora del American Book Award en 1987, en la cual él es el protagonista. Paul Giamatti, actor en el candelero gracias al éxito de la sobria “Entre copas”, interpreta a este genial juntaletras que se define a sí mismo como un “izquierdista estridente”. Hasta su jubilación, trabajó en el archivo de un hospital, compaginando su labor con la pasión por las viñetas. Además escribe sobre jazz y literatura en varias publicaciones, se emplea a fondo como comentarista radiofónico y colabora en ocasiones como columnista con el Cleveland Free Times. “Me gusta escribir sobre el día a día de la vida”, explica. “ Sobre la gente normal, aunque todo el mundo es extraordinario y todo el mundo podría ser la base de una gran historia”.


“American Splendor”, la película, un retrato irónico del estilo de vida de la clase obrera americana, con todas sus imperfecciones, ha sido dirigida por Shari Springer Berman y Robert Pulcini, habituales del cine documental. La cinta, un cómic sobre celuloide,abrió con éxito el festival de Gijón en 2003, tras llevarse el Gran Premio del Jurado en Sundance. Harvey Pekar responde a EVASIÓN vía telefónica, derrochando simpatía, desde el otro lado del Atlántico. No oculta su emoción por el interés suscitado por su trabajo en nuestras fronteras, impulsado por el estreno del filme, que coincide prácticamente en el tiempo con la publicación de sus colaboraciones con Crumb de la mano de Ediciones La Cúpula.


-¿Cómo surgió llevar al cine tus cómics?
En 1980 tuve un primer contacto con alguien interesado, pero nunca confiaron plenamente en reunir el dinero para hacer la película. No era una idea lo suficientemente comercial, y parecía que la habían abandonado, pero hace unos años me llamó un amigo ilustrador contándome que había otra gente interesada en llevar adelante el proyecto. Reunieron el dinero en la productora HBO y el filme se convirtió en una realidad. Más vale tarde que nunca.


-¿Desde el principio te pareció una buena idea hacer una película sobre tus historietas?
Sí, por supuesto. Se puede hacer una película sobre cualquier cosa. Me pareció totalmente razonable hacerla, no puse ninguna pega.


-Después de verte dibujado en las viñetas, ¿cómo te has visto en la gran pantalla?
No ha sido muy diferente para mi. Me han dibujado de muchas maneras, y estoy acostumbrado, y me parecía bien cualquier cosa que hicieran.


-¿Trabajaste con los directores?
No, la verdad es que no.


-¿Tampoco con Paul Giamatti, el actor que te interpreta?
Aprendió de mi viendo videos y leyendo libros, no vino aquí a estudiarme. Le conocí por primera vez un par de semanas antes de empezar el rodaje de la película.


-¿Contento con el resultado?
Paul está bien, hizo un buen trabajo. Es un buen actor y siguieron bien los guiones de mis historias. Estoy muy contento con cómo salieron las cosas.


-No suele ser habitual.
Es más, creo que sobrepasaron mis expectativas. No es solo una buena película, es también muy innovadora.


-¿Cómo ves el retrato de otros personajes también reales? Por ejemplo, el dibujante Robert Crumb.
Crumb ha sido una gran ayuda en mi vida. Quería que se mostrase una imagen atractiva de él, y así ha sido.


-¿El ha visto la película? ¿Qué le ha parecido?
Sí, pero no sé que piensa de ella. El no entiende nada que se haya hecho después de 1933.


-¿Sigues en contacto con él?
Sí, ha dibujado la portada de mi último trabajo.


-¿Te gustaría seguir coqueteando con el cine?
He escrito una historia, con la longitud de una novela, que se va a publicar en octubre, y hay posibilidades de que se convierta en una película. Voy a intentar que salga adelante. Soy consciente de que es difícil, pero estoy en ello. Me gustaría trabajar con la misma gente de “American Splendor”. Fue una experiencia gratificante y todos la disfrutamos muchísimo.


-¿La película ha repercutido en tu trabajo?
Supongo que sí. Antes pensaba que sería imposible que se hiciera algo sobre mi trabajo, porque no era lo suficientemente conocido o popular, pero ahora veo que las ventas de mis libros están subiendo y surgen posibilidades de hacer más cosas.


-Están de moda las adaptaciones de cómic, aunque generalmente son del ámbito de los superhéroes. ¿Has visto “Ghost World”?
Me gusta “Ghost World” y la biografía de “Crumb”. Entiendo que se hagan películas de superhéroes porque es el género más popular. No las encuentro profundas, pero son interesantes por los efectos especiales y el aspecto visual.


-¿Qué recuerdas de tus primeros pasos en la historieta?
Era crítico de jazz y cuando empecé a escribir guiones de cómic pensé que era mejor ser un artista, un escritor, que un crítico.


-¿Sigues el cómic actual?
Me gustan Crumb y Daniel Clowes, pero no estoy muy al día. No hay buena distribución y no tengo acceso a mucho de lo que está saliendo. Me gusta el trabajo de Chris Ware.


-¿Cómo ves al público que lee tus historietas?
Me gusta pensar que son adultos y que son de izquierdas desde un punto de vista filosófico y político.

Borja Crespo