Entrada destacada

Blog de Cómics cambia de dirección

Blog de Cómics evoluciona. Apunta la nueva dirección Hace 8 años comenzó la andadura de Blog de Cómics, Después de compartir una gran c...

miércoles, 24 de junio de 2015

Los Tebeos del Tío Creespy: Guía del mal padre

“MEDICINA IDEAL PARA EL ALIVIO DEL HOGAR FAMILIAR”
Por Borja Crespo

guia del mal padre


Sin humor es difícil afrontar el día a día, según nos marca la actualidad. Las circunstancias que nos rodean tienden a ensombrecer todo atisbo de sonrisa. Malos tiempos para la alegría. Para la lírica, ni entramos. Ya los sabemos. Pero nunca hay que perder la gracia, reír por no llorar, dicen, y el ampliamente reconocido Guy Delisle (Quebec, 1966), cómic de autor con mayúsculas, es consciente del percal y se ha marcado un tebeo hilarante que juega con los mecanismos del humor en viñetas manejando el lenguaje de la historieta con una maestría encomiable. Como un voyeur encantado de serlo, asistimos al desfile de las peripecias como padre del propio genio, un cínico que no oculta su lado oscuro como progenitor. Emplea en su despliegue de anécdotas domésticas ilustraciones de tamaño generoso, de esas que, como lector, dejan que entres dentro del dibujo, bien dentro, para moverte con la mente espacialmente entre sus líneas, recreando la situación planteada en la cabeza, con o sin identificación con los personajes que la protagonizan.

guia del mal padre


HUMOR NEGRO LUMINOSO
 “Guía del mal padre” es un título excelente para una obra que desvela los entresijos de una faceta en nuestra existencia que puede ser tan maravillosa como inquietante, con sus tonalidades grises, aparte del blanco. A la venta en una edición impecable, made in Astiberri, responsables del lanzamiento de otras propuestas del mismo creador disponibles en nuestro mercado, más elaboradas gráficamente, por exigencias claras de su contenido, este manual del inconsciente progenitor concienciado se revela como un regalo excelente para obsequiar a los ancestros cercanos cuando alguna de sus aventuras rocambolescas así lo insinúa. Junto a “Guía para padres desesperadamente inexpertos”, del igualmente sagaz Manel Fontdevila, conforma un pack ideal para transmitir a familiares y amigos cercanos, con una filosofía diferente, autocrítica y desprejuiciada,  los pros y contras de procrear en el mundo en que vivimos. Autobiográfico –Guy confirma sin ruborizarse que “todo es casi 100% verdad”-, sincero, delicioso y mordaz, el singular trabajo de Delisle, alejado del planteamiento de página de sus obras más afamadas, con un fondo aparentemente más frívolo, apuesta en esta ocasión más que nunca por el trazo vivo, por la libre expresividad, para captar destellos de una vida hogareña que no siempre está en paz y armonía, y ni falta que hace. Silencios magistrales, espacios en blanco y golpes de lápiz que invitan a terminar las viñetas en el aire. La lectura de este álbum, recomendable para todo aficionado al humor gráfico, tenga descendencia o no, permite gozar con la confesión de un hombre, ante todo dibujante, que se comporta, cuando interactúa con sus hijos pequeños, como si fuera el más niño de todos. Retrata situaciones domésticas que nos suenan de algo, dándoles la vuelta en su desarrollo, buscando el gag inteligente.

guia del mal padre deslisle


CONFESO PADRE RETORCIDO
 Agil y desacomplejada, “Guía del mal padre” supone un respiro en la trayectoria del firmante de obras del calado y la entidad indiscutible de “Shenzhen”, “Pyongyang”, “Crónicas birmanas” y “Crónicas de Jerusalén” (premio a la mejor obra del Salón Internacional del Cómic de Angoulême 2012), inspiradas en sus viajes por el mundo. Es un break en su carrera artística y profesional, y, probablemente, en su día a día. Toma aire en sus tribulaciones como padre. Agita sus neuromas y se da cachetes a sí mismo, acepta posibles reprimendas, desnudándose con ironía ante el lector. Con divertidas salidas de tono en lo que respecta a lo que uno espera de un buen papá, Delisle, desnudo frente al espejo de lo convencional, se comunica con sus mejores herramientas: su capacidad de síntesis en el dibujo y de narrar en imágenes. Deleita con un ejercicio de catarsis como padre irresponsable, egoísta y socarrón. Un testimonio personal elaborado con un sentido del humor que quita hierro al asunto, a pesar del surrealismo de algunas reacciones, enarbolando una visión personal del mundo reflejaba en sus anteriores volúmenes, en boca de muchos, no sólo aficionados al arte secuencial.

“Guía del mal padre” invita a imaginar a Delisle en la intimidad de su hogar, dulce hogar, como un tipo que se lo pasa igual o mejor que sus chavales. Hay una alegría de vivir contagiosa en sus páginas. Alguien así no puede ser aburrido para sus infantes. Ni para el lector. Toma dosis de humor perfecto para mitigar tormentas familiares. Una medicina ideal para el alivio del entorno familiar.


No hay comentarios: